Retrato al óleo de Joaquín Sáenz por José Luis Castrillo
Retrato de Joaquín Sáenz
(José Luis Castrillo, 1990)

Hoy hemos conocido la muerte del pintor Joaquín Sáenz. In memoriam son unas palabras qe le dedica José Manuel Padilla al que fuera su impresor durante muchos años.

«Gráficas del Sur fue bendecida por la gracia del fervor artístico. Fue una imprenta, lo más parecido a un santuario tipográfico, donde los hermanos Sáenz oficiaban de celebrantes ayudados por acólitos cualificados en tan sagrados y delicados menesteres.
Joaquín (don Joaquín Sáenz), el mayor de los hermanos, ejerció la jefatura artística y sentimental de aquella cripta fructuosa a la que acudíamos fervorosos parroquianos de diferentes colaciones. Gráficas del Sur era la última consecuencia histórica de las imprentas de esta ciudad, cuyo más cercano predecesor fue el taller tipográfico de Emilio Rasco, establecido en la calle Bustos Tavera, capítulo que comenzó con los impresores sevillanos de incunables, y que fueron historiados por Hazaña y de la Rúa, Torre Revello, Francisco Vindel y otros más recientemente.
Durante una visita a Gráficas del Sur, en la calle San Eloy, era normal encontrarse con gente muy diversa: pintores, músicos, galeristas, poetas, escritores, fotógrafos, cantaores... Allí conocí, coincidí o saludé a Fernando Zóbel (pintor), Antonio Huerta (pintor y funcionario administrativo), El Peregil (cantaor), Félix Cárdenas (pintor), Alberto García Ulecia (poeta y profesor de Derecho), Paco Molina (pintor), Pepe Romero (músico), Juan Romero (pintor), Marina Díaz Velázquez (pintora), Manolo Armijo (pintor y tuno), Fernando Ortiz (poeta), Juan Fermández Lacomba (pintor), Paco Reina (pintor), Guillermo Pérez Villalta (pintor), Paco Cortijo (pintor y maestro de grabadores), Paco del Río (escritor, investigador y trabajador infatigable), Paco Cuadrado (pintor), Mercedes de la Gala Soria (pintora, grabadora), Cristóbal (pintor), Félix Gómez (galerista), Fausto Velázquez, Pepe Soto, Estirado... Carmen Laffont... Castrillo, autor de un magnífico retrato de Joaquín... y tantos otros...
Era gente que visitaba aquel sancta sanctorum como cosa habitual. Existe una reciente biografía de Joaquín Sáenz, tratada a modo de Conversaciones, escrita por Francisco L. González Camaño, donde bien puede valorarse la importancia patriarcal de Joaquín en esta ciudad durante muchos años».


Esto escribí dentro de un relato. Vuelvo a reescribirlo hoy desde el dolor, ante el maestro camino de su eterno descanso. ¿Quién volverá a pintar los contraluces de esta ciudad? ¿Cuántos cíceros son necesarios para que no quede ridículo un corondel? ¿Dónde habrá dejado el maestro su Pantone y su paleta? ¡Qué pena no poderle preguntar al maestro!

José M. Padilla

“Libreros desde 1969”